Discurso sobre la Paz: Diferencia entre la paz, y un Estado de verdadera Paz

¿Qué es la Paz? 

 Según este diccionario http://clave.librosvivos.net/ algunas de sus definiciones son: La ausencia de guerra. Estado de tranquilidad y de entendimiento entre las personas. Entre otras más, pero a mi parecer ninguna definición podrá definir la paz que todos anhelamos, sin embargo, quienes queremos conseguirla tanto individual como grupalmente, sin necesidad de rebuscadas conceptualizaciones, somos capaces de comprender lo que es que es la Paz. 

De todos modos, en aras de explicar con claridad mi punto, distinguiré, “paz” escrita con minúscula, para  referirme a una paz parcial o efímera, como la que uno siente cuando está de vacaciones, o un lugar tranquilo y en silencio, o para limitarse a una paz en una sola dimensión o nivel, una paz estática mas que dinámica. Y utilizare “Paz” con mayúscula para referirme a un estado dinámico de verdadera de paz. Una paz como resultado de un Estado de Derecho pleno y democrático con igualdad de oportunidades, con un modelo económico que beneficie a la mayoría del pueblo en el que no se practique la hegemonía. Una paz en el la que hay un entendimiento entre los diferentes grupos e instituciones que conforman una sociedad, es decir, la familia, las universidades, hospitales, la Iglesia, los sectores públicos y privados, los poderes ejecutivo, legislativo y judicial y un largo etcétera.

Esta última definición, que aunque aun siendo limitada (pues no define en su totalidad la verdadera Paz), la utilizare para referirme a una Paz social o grupal, y  dependiendo del contexto, utilizare Paz refiriendo a un individuo que es capaz y tiene los recursos para disfrutar de los derechos que le brinda un Estado de Derecho, como salud, educación, sustento, pero que también disfruta de una paz espiritual y emocional.

 

Contexto en México.

Actualmente (siendo el año 2011) como nación estamos lejos de vivir en un estado de Paz, ni siquiera en un Estado de Derecho, y lamentablemente, con la intervención del ejército estamos a punto de vivir un Estado de excepción. Esto último seria el antónimo de Paz por excelencia. Vivimos una guerra no iniciada por el pueblo sino por malos gobernantes que practicaron durante décadas la politiquería en lugar de la política. Recordemos que la política no se trata de largos discurso con una retórica hueca y banal, sino la acción de dirigir el Estado en beneficio de la sociedad, es decir, el bien común y no para unos cuantos.

Esta guerra que vivimos en México, se vino gestando desde décadas, aunque fue iniciada más en concreto por el gobierno de un presidente cuya legitimidad de tal título es altamente dudosa. Sin embargo la mayoría de los mexicanos nos atribuimos la posición de victimas ante la guerra que vivimos contra el crimen organizado, pero no nos damos cuenta que esta guerra es síntoma de una país enfermo, de una sociedad enferma. Y la mayoría de nosotros, hasta los que no somos delincuentes, hemos contribuido de alguna u otra manera. Por ejemplo tenemos al “emprendedor” o al destacable empresario capitalista que logrado edificar una millonaria empresa,  acosta de la explotación de cientos de trabajadores, que trabajan doble turno y hasta horas extras para ganan un salario mínimo que ni siquiera alcanza para alimentar su propia familia. Algunas de estas personas trabajan por miserables mil pesos a la semana. ¿Cómo no involucrase en el crimen organizado cuando les ofrecen entre tres mil y diez mil pesos por un solo crimen? Por otro lado está también esta maldita tendencia al materialismo y consumismo desmesurado, donde nosotros mismo nos obligamos a creer que valemos según el celular que usamos, las joyas y ropa que vestimos, los antros que visitamos (que cobran “covers” ridículamente caros), lo que nos obliga a siempre querer “ganar y ganar más”, cuando en realidad cada vez perdemos más, pues lo que estamos ganado son necesidades fabricadas y perdemos más la posibilidad de ser feliz con lo que somos, en vez con lo que tenemos. Un ejemplo más; la vergonzosa ideología de despreciar la propia cultura, la mexicana, y enarbolar la bandera gringa o extranjera. No hay nada de malo en comprar cosas importadas, pero ¿despreciar lo mexicano? Esto nos ha llevado a que en vez de que crezcan los negocios mexicanos estemos llenos de Walmarts, Starbucks, McDonald’s, y cientos como estos más. A este paso, en una década o dos, seremos una anexión de los Estados Unidos. Incluso tenemos la constante amenaza de la privatización de Pemex a industrias extranjeras. Lo anterior es solo por citar algunos ejemplos, que por supuesto cada uno tienen sus diferentes bemoles a discutir, por lo pronto pasare al siguiente punto.

¿Cómo se enfermó nuestra sociedad?

Muchos lo atribuyen por adoptar en nuestro sistema económico a lo que llamamos neoliberalismo y un capitalismo extremo, explotador, excesivamente materialista y consumista. Otros a la derecha extrema, al Banco Mundial, al Fondo Monetario Internacional, el actuar como títeres de E.U., o bien, al conjunto de todos ellos. No dejo de lado la corrupción, pero este es también un síntoma de todo lo anterior. Evidentemente que todo esto, de cierta manera ha contribuido a la decadencia  de nuestra sociedad, pero considero que el factor más relevante y de mayor trascendencia es la ignorancia de nuestros derechos como ciudadanos. La ignorancia es mal que enfermó este país. La ignorancia nos aleja no solo de nuestros derechos, sino también de las oportunidades. La ignorancia lleva al conformismo, a la superstición y hasta al fanatismo. La ignorancia ha mantenido al pueblo mexicano a conformarse no solo al trato injusto y discriminatorio, sino a conformarse con un monopolio televisivo por más de 30 años y posteriormente  a un duopolio por ya casi 20 años. En simples palabras, la ignorancia nos aleja de la verdad social, económica, política, emocional y espiritual.

¿Cómo es que México ha estado en la ignorancia durante tantos años?

 Mi hipótesis se resume en dos aspectos.

1) A través de los diferentes aparatos de Estado, los ideológicos y represivos.
2) Por la indiferencia de los ciudadanos respecto al conocimiento de sus derechos (que en parte es un efecto del primero)

Para comprender esto primero tenemos que entender que es el Estado, que es el aparato represivo de Estado y que son los Aparatos Ideológicos de Estado (los cuales en adelante llamare AIE)

Retomando a Louis Althusser, el Estado es en sí un aparato represivo. El Estado es una maquina o fuerza represora que permite a las clases dominantes (un muy reducido grupo de personas en México) asegurar su dominación sobre la clase obrera (el proletariado de clase media y baja y los más de 50 millones de mexicanos de extrema pobreza) para someterla al proceso de la extorsión de la plusvalía, que es la explotación capitalista. En resumen, el Estado es, en sí, la lucha de las clases potentadas y sus aliados contra el proletariado. Cuando el Estado tiene que reprimir al proletariado entra en acción el Aparatos Represivo de Estado, que son el gobierno, la administración, la policía, el ejército, los tribunales, las prisiones, etc. Con represivo nos referimos a que el aparato de Estado puede funcionar a través de la violencia física, por ej. al reprimir una marcha o protesta, o la violencia administrativa, por ej. las primarias o secundarias que exigen una cuota para admitir a el ingreso de los estudiantes, cuando el 3er artículo de la constitución mexicana establece que la educación básica impartida por el Estado (educación pública) será gratuita.

Mientras que los AIE son toda institución que transmita cierta ideología y también los son ciertas realidades que se transmiten al observador como la cultura y las artes. A continuación enlisto diferentes AIE que menciona Althusser, en las que indicare cuales serían algunas en concreto según nuestro contexto.

AIE religiosos (la Iglesia, principalmente la católica y la cristiana)

AIE escolares (la SEP, las universidades como UANL, ITESM, UNAM, etc.)

AIE familiar (lo que se transmite en la familia y el cómo debe ser esta)

AIE jurídico (el documental Presunto Culpable nos muestra la deficiencia de este)

AIE políticos (los diferentes partidos como PRI, PAN, PRD, PT, etc.)

AIE sindical (SNTE, SNTSS, etc.)

AIE de información y prensa (Televisa, TV Azteca, Multimedios, La Rocka, El Norte,  Facebook, Twitter)

AIE cultural (literatura; la cual es casi nula en Monterrey. Artes; el reggaetón y Anahí por ej. Deportes; el Fútbol sobre todo en México, Redes sociales como Facebook y Twitter, entre otras.)

Hago un paréntesis para mencionar que aunque Facebook y Twitter, que son empresas con sede en Gringolandia, tienen actualmente un alto impacto cultural y también a nivel de información en México, por este motivo los menciono dentro de dos AIE. También es difícil determinar si estos son de dominio público o privado, de todos modos los AIE puede ser de carácter público o privado. De los que si estamos seguros es el impacto que tienen. Tenemos como evidencia las marchas en México que se han organizado a través de Facebook, el papel que jugo Twitter en las revoluciones del medio oriente y la marcha reciente que hubo en España con el hashtag #spanisrevolution. Posteriormente retomare el asunto de las redes sociales como AIE, que yo percibo más bien, como aparatos ideológicos globales (del mundo).

Regresando a los AIE, podríamos destacar el papel que ha jugado uno de ellos, Televisa, y en segundo término TV Azteca. Televisa nos ha trasmitido los valores, que en función del Estado, nos ha querido enseñar para favorecer a la clase dominante. Sin detenernos hablar del amarillismo que los ha caracterizado, su ridícula farándula, y las estúpidas novelas que ha mantenido a millones de amas de casa durante décadas a vivir en una fantasía parar evitar que se cuestionen sus derechos, o simplemente que reflexionen sobre lo que sea. La idea es que sea buenas amas de casa, que atiendan a su marido (para que se pueda presentar al día siguiente a su trabajo, y ser explotados nuevamente) y que mande a sus hijos a la escuela, ósea la SEP, otro AIE, y me detengo aquí para hablar sobre la escuela.

¿Qué se aprende en la escuela?

Cito de nuevo a Althusser: “en la escuela se aprende las ‘reglas del buen uso’, es decir, las convenciones que debe observarse según el puesto de trabajo que se está ‘destinado’ a ocupar: reglas de moral y de conciencia cívica y profesional, lo que significa en realidad reglas del respeto a la división social-técnica del trabajo y, en definitiva, reglas del orden establecido por la dominación de las clases. Se aprende también a ‘hablar’ bien el idioma’, a ‘redactar’ bien, que significa en el caso de los futuros capitalista, saber dar órdenes, es decir, saber dirigirse a los obreros, etc.

 

Observamos entonces, que en la escuela se enseña a aceptar la sumisión de la ideología dominante por parte de los agentes de la explotación y la represión. Por citar un ejemplo, nosotros estudiantes de la UANL, se nos enseña ser profesionales ‘íntegros’, es decir, no solo conocer la teoría que corresponde a nuestra carrera y saber hacer ejercerla en la práctica, sino ser responsables, llegar temprano a nuestro trabajo, vestir de tal o cual forma, hablar de cierta manera o ser sumisos ante las exigencias de nuestros superiores, ósea, buenos trabajadores. Se nos trasmite una ideología, valores que debemos tener, como debemos pensar, que debemos anhelar y que debemos ser exitosos (según nuestra clase social-técnica). Pero en ningún momento se nos plantea si debemos de aceptar la ideología que se nos está transmitiendo. En repetidas ocasiones escuchamos por parte de nuestros maestros, “haya afuera la situación está muy difícil, tienes que prepararte para que logres conseguir (ser explotado) trabajo. En oposición a esto está esta nueva moda institucional, la de formar profesionales “emprendedores”, esto quiere decir, formar profesionales que sea innovadores, que creen sus propios negocios o empresas, es decir, buscar nuevas formas de explotación.

Como podemos ver la influencia de los AIE es enorme. Es un tema habría que tratar extensamente. A estas alturas debemos detenernos a reflexionar como los AIE nos mantienen en la ignorancia, nos hacen creer que vivimos en una supuesta paz, cuando realmente no gozamos de ninguna PAZ, sino que estamos sujetos siempre bajo la ideología que la clase dominante considere mejor en pro de su interés, el poder de Estado.

 

Ahora explicare el segundo aspecto sobre cómo hemos estado tantos años en la ignorancia.

Por la indiferencia de los ciudadanos respecto al conocimiento de sus derechos. Y menciono que esta es efecto del primer aspecto por la siguiente razón. Diferentes AIE nos han hecho creer que para ser felices y “exitosos” debemos poseer tal o cual cosa y de tal marca, es decir debemos ser materialistas (para que la demanda se eleve y el capitalista produzca en grandes cantidades), y que debemos consumir determinada marca de cerveza, ver este u otro programa, tener estos servicios, comer en tal lugar, beber tal café, comprar en ciertos lugar, “ser totalmente palacio”, “ser fresa” etc., en resumen ser consumistas las 24 horas del días, ser explotados hasta cuando dormimos (comprando “x” pastilla para dormir), cuando nos levantamos (compra “x” pastilla para tener energía”), para entristecernos (¿Depresión? Llama al…), para excitarnos, para ser felices, para amar. En una ciudad súper capitalista como Monterrey, donde reina el materialismo y el consumismo, no hay tiempo para pensar en nuestros derechos, nos son indiferentes, pues eso no nos hará felices, lo que nos hará felices es cavar la tumba más profunda para poderla llenarla con cuantos más lujos pueda adquirir. Al morir lo que importa no son el cariño y las enseñanzas que les transmita a mis hijos y pareja para ser felices, sino la mayor cantidad de dinero que les pueda dejar, por hay que comprar un seguro de vida, para que cuando yo no este, mis hijos tengan dinero con el cual cavar su propia tumba.

¿Cómo se puede conseguir la Paz?

Consciente de que existen diferentes puntos al respecto y miles de opiniones, tratare de explicar mi punto sin pretender que sea este el más acertado, ni restándole importancia a otros. Además mi explicación se centrara en el plano civil.

La Paz solo se puede conseguir haciendo uso de nuestros derechos, siempre de forma pacífica, sin excepción. En ocasiones se ha utilizado la violencia como medio para hacer valer los derechos de quienes se les están negando, sin embargo, siempre que se utiliza la violencia se violan los derechos de alguien más, y aun cuando el fin era conseguir la Paz, la violencia siempre nos aleja más de esta. O bien, se obtiene una paz parcial y efímera, pero jamás un verdadero estado de Paz.

Para lograr un verdadero Estado de Paz, primero debemos tener conocimiento de nuestros derechos. Conocimiento que el Estado debería de proporcionarnos, el cual no es así, por razones que ya explicamos, mantener a la clase dominante y sus aliados en el poder. Pero no se puede culpar únicamente al Estado de nuestra ignorancia. La frase “cada pueblo tiene el gobierno que se merece” no es mera sátira. Pues en México (o por lo menos en el norte donde vivo yo) el interés que tenemos por nuestros derechos es inversamente equivalente al enorme desprecio que tenemos por nuestras obligaciones. Naturalmente que esta actitud en el pueblo tendrá como efecto gobernantes que reflejen esta postura.

El Estado no se preocupa por proporcionarnos conocimiento sobre nuestros derechos y probablemente nunca lo hará. Nos corresponde a nosotros como ciudadanos conocerlos y hacerlos valer. Organizándonos, creando asociaciones civiles, informándonos, investigando, transmitiéndolos a todo aquel que no lo sabe, ayudando a quien le hace falta. Replanteándonos y cuestionando la forma en que funciona nuestro sistema, político, educativo, económico.

Por otro lado pero no menos importante, para conseguir la PAZ, es necesario empezar por nosotros mismo, estar en una búsqueda constante de paz interior, de carácter emocional y espiritual. El ilógico pretender buscar la PAZ de una sociedad si primero no se tiene el interés de tener una PAZ personal. Lamentablemente en nuestro mundo occidental, lo espiritual se menosprecios como si se tratase de una cuestión mera mente religiosa o de opinión, cuando en realidad afecta nuestra forma de vida, nuestra forma de pensar y de interactuar con los demás. Por lo pronto dejare de lado este tema, pero más adelante lo retomare.

¿Qué podemos hacer?

 

Hasta aquí he tratado de explicar mi visión de PAZ, en contraste con una paz parcial o pasajera. Ahora surge el planteamiento de ¿Qué podemos hacer? Refiriéndome a acciones concretas. Todos decimos que hay que organizarnos pero ¿Cómo? ¿Quiénes? ¿Dónde? ¿Con quién? Por la situación de violencia en la ciudad, muchos tenemos ya la motivación o iniciática de hacer un cambio, y se están creando muchos grupos de debate y reflexión, ¿pero después del intercambio de ideas que?

Por lo pronto termino aquí, en el transcursos de los días continuare para abordar estas interrogantes que nos hemos estado planteando una y otra vez.

Nota: aclaro que la intención de este ensayo o como se le quiera llamar, es expresar mi punto de vista, no pretendo imponer alguna idea, sino que a partir de esta tesis, surja una antítesis y así poder crear una síntesis. Crear una nueva idea a través de los diferentes diálogos que se podrían dar a partir de esta propuesta. Quien lo desee puede expresar su opinión en contra o a favor de alguna idea, ya sea personalmente, por Facebook o Twitter, o incluso hacer chistes al respectó.

Bibliografía:
Andrés Manuel López Obrador. La mafia que se adueñó de México… y el 2012 (2010)
Louis Althusser. Ideología y aparatos ideológicos de Estado: Practica teórica y lucha ideológica (1973)
Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos (Actualizado con las reformas públicas del 2009)
http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/1.pdf
http://info4.juridicas.unam.mx/ijure/fed/9/30.htm?s
Diccionario: http://clave.librosvivos.net/
http://www.jornada.unam.mx/2005/04/21/023a2pol.php

 

Raziel Tovar
Monterrey, N.L. 27 de mayo de 2011

About these ads

5 pensamientos en “Discurso sobre la Paz: Diferencia entre la paz, y un Estado de verdadera Paz”

  1. Mira Raziel, tu visión de la actual situación tanto en el país en general como de su población en particular es la misma que los tantos mexicanos pensantes que no dejamos que programas de televisión como chavana y compañia , o novelas huecas, o futbol, o cualquier otro medio que utilicen los “titereteros del ser humano” para mantenernos “bajo control”.
    En realidad no veo una manera de como poder lograr la utopica realidad de PAZ. Vez a la gente, y el problema es que su intelecto a decaído al grado en que se conforma con su realidad, en parte es culpa de la naturaleza humana, pero claramente esto fué inducido, no nacido.
    Otro punto importantísimo a considerar que bloquea el alcanzar la PAZ es el factor MIEDO. La gente, como todo mamifero, tiene miedo, y prefiere como precariamente se lo dicta su instinto, esconder la cabeza y salvar su pellejo sometiendose a su precaria realidad.
    Claro que el miedo tiene su origen en la ignorancia, pero para eliminar la ignorancia primero ahi que eliminar a el miedo.
    ¿Miedo a que?, al morir primero que nada, al salir perjudicado, al arriesgar lo poco que tienes y quedarte sin nada, al vivir tan solo un dia como león, pudiendo haber vivido 100 años como ratón.
    La gente no se quiere arriesgar, en parte nuevamente por su naturaleza primitiva, pero mas que nada porque así lo han sabido identificar muy convenientemente los “tirereteros del ser humano” y obviamente asi lo han sabido estimular al grado de someter al mismo ser humano con sus propios mecanismos de defensa. Muy inteligente de su parte en verdad.
    El ser humano no esta aún preparado para dar este “salto cúantico” necesario para poder salir de este sometimiento, o dime tu si al darte una vuelta por la calle, sea por donde sea que vayas, te ecuentres con gente con la conciencia suficiente como para hacer a un lado su miedo y decir “me arriesgo”, tal vez lo digan, pero seguro menos de la mitad lo hará, ¿porque?, porque vivimos en el pasado, y tenemos como experiencia que ese tipo de acciones en contra del sometimiento han terminado en muertes, violencia y mas violencia, no los culpo, así hemos sido educados.
    El caso no es incitar a la gente a “arriesgarse”, ese es un paso muy adelantado, lo que por lo pronto la gente necesita es “ver para creer”, asi ha sido programada esta raza de seres.
    El problema está en que la gente no quiere ver, o tal vez si, pero muy de lejos, prefiere no involucrarse y dejar que otros lo hagan por ellos. Asi que mientras no hagan consciencia de que somos una sociedad en conjunto y que no es cosa de unos cuantos, muy dificilmente se podrá lograr algo al respecto.
    Enserio, la gente no quiere, pero llegará el momento, en que no dependerá del querer de la gente, así siempre ha tenido que ser, la solucion esta fuera del limitado alcance humano. Lo unico que sabemos hacer es mas guerras, y tenlo por seguro que si algunos valientes se avientan o se “arriesgan” es lo que pasará, y literalmente hablando, pasará, dejando nuevamente un vacío.
    ¿Que hay que hacer?, parecerá muy extraña la recomendación, y de verdad creo que nadie la considerará, pero es la verdad, busquen la PAZ, no de afuera hacia dentro, sino de dentro hacia afuera, dejenla fluir, transmitanla, sean influencia de PAZ y no tal vez esta generación ,(claro si no se tuviera ya una solución programada para este problema) pero en las próximas veríamos un real cambio que no pasa y resulta permanente y mejorable en el mejor de los casos.
    El enemigo no son los politicos, ni los medios, ni el estado, el problema es el mismo ser humano actúa de afuera hacia dentro, y no de adentro hacia afuera.
    Una vez nos dispongamos a observar que hay mas allá de las nubes y tengamos identificados a los “titereteros del ser humano”, el cambio comensará.

    Muy bueno tu punto de vista, ahi que seguir adelante con la insistencia, cada quien tiene su propósito, aunque este aparentemente no parezca resultar, una semilla mínimo vamos a dejar.

    Espero la continuación.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s